Especial

Aprender y divertirse, un juego serio en el planeta de los niños

 Existe todo un universo de programas al servicio de los niños: en educación complementaria, arte, entretenimiento y hobbies. Esto, sumado a la amplia oferta de actividades que tanto papás como cuidadores pueden encontrar para los más pequeños durante sus primeras y medianas etapas de vida, aportando a su crecimiento tanto físico como intelectual.

Por: Daniela Salinas Jiménez

 

El mundo de hoy está en una constante adaptación a las necesidades contemporáneas del ser humano, en especial, a las de los niños, enfocadas a ampliar sus conocimientos. Tanto el ámbito artístico como científico ofrece numerosos ejercicios lúdicos de aprendizaje, claves durante su crecimiento.

En los primeros años de vida, el cuerpo y la mente absorben toda la información que reciben sobre el entorno. Desde esta perspectiva, experimentar de manera sensorial, emocional e intelectual con el niño y, a su vez, entregarle retos para solucionar, fortalecen sus habilidades y competencias.

Como cada elemento que conforma a la sociedad es novedad para ellos, los niños despiertan curiosidad por el saber, para así descubrir qué los rodea. Y es este el motor de búsqueda para activar los circuitos de la memoria y la imaginación, además de absorber todo tipo de información del mundo exterior.

¡A Jugar! 

Jugar es una de las actividades favoritas de los niños y a través de dinámicas diferentes se extraen beneficios y se adquieren competencias colectivas. El entretenimiento permite recrear espacios de aprendizajes de manera rápida. Esto, les ayuda como herramienta social, propiciando un entorno en el que puedan socializar y adquirir nuevas habilidades de comunicación.

Los juegos desarrollan el pensamiento lógico, la estrategia, el lenguaje y la psicomotricidad. A través de ellos, los niños se recuperan de emociones negativas, superan sus miedos y mejoran su bienestar, al liberar endorfinas, las hormonas de la felicidad.

Además, en la búsqueda por hacer divertidos los aprendizajes, la ciudad entrega una oferta diversa para fomentar la participación en actividades científicas, artísticas y lúdicas. Por ejemplo:

·         Divercity: mientras se juega a ser adulto, los niños aprenden sobre profesiones y espacios educativos. “La ciudad divertida”, como es conocida Divercity, propicia un ambiente en el que los infantes conocen las normas sociales y cómo aplicarlas en su vida cotidiana.

·         Parque Explora: la ciencia es el foco del entretenimiento. Por medio de actividades y juegos, sus visitantes exploran sumergiéndose en temas como las redes neuronales, la vida silvestre, la tecnología y la interdisciplinariedad de saberes académicos, políticos o sociales.

·         Afterland: este Parque Temático convoca a la familia y a los amigos para vivir una experiencia completa de diversión. Los pequeños disfrutan de actividades en equipo y de liderazgo atravesando retos y consiguiendo la satisfacción al alcanzar la meta final.

 

Experiencias de arte

Pintar, dibujar, tocar un instrumento musical, coser o cantar son expresiones artísticas que fomentan el desarrollo cognitivo de los más pequeños. Estas prácticas potencian la creatividad y les permite encontrar diferentes formas de expresión, mientras experimentan. El arte presentado como lenguaje a través de la palabra, la imagen, la luz o los colores, amplía el vocabulario y forma a futuro personas más sensibles frente a las problemáticas actuales.

 Según el documento Por qué enseñar arte y cómo hacerlo del Ministerio de Cultura, “la educación artística facilita el desarrollo de los valores ciudadanos, el aporte a la igualdad de género, la valoración de la diversidad, el conocimiento de la propia identidad cultural y la promoción del diálogo entre culturas”.

Además, el campo artístico se vuelve un reto. La dificultad en las diferentes actividades avanza y se fortalece el nivel de tolerancia a la frustración. Dentro de él, se aprenden ejercicios de coordinación, ritmo y habilidades verbales. Estos son algunos lugares de formación artística en Medellín.

·         Pequeño Teatro: dentro de su programación cultural, brinda una experiencia pedagógica de talleres de iniciación teatral para niños, con el fin de promover su participación y aportar al desarrollo cultural y artístico de la ciudad.

·         Museo El Castillo: en la escuela de arte del museo, se brinda un espacio en medio de sus parques y jardines para experimentar alrededor de las artes plásticas y visuales, la danza y la música.

·         Red de Escuelas de Música: es un programa de la Alcaldía de Medellín que le apuesta a la formación musical. Su propósito, es aportar a la convivencia y cultura ciudadana a través de sus sedes que tienen lugar en cada comuna de Medellín.

·         Comfama: bebés y niños disfrutan de un espacio en el que pueden participar de grupos de música, costura, lectura, pintura, canto y baile de diferentes ritmos.

·         Manicomio de muñecos: historias dramatizadas por muñecos en el escenario, es la apuesta de este teatro. Se caracteriza porque a través de la estética, la dramaturgia y la puesta en escena, sumerge a los niños y a sus acompañantes, en una historia entretenida y memorable.

 

·         La Fanfarria: cada escena refleja valores sociales y transmite al final de su presentación, una moraleja. En este teatro de niños, los títeres son los protagonistas de cada función y, además, son quienes se encargan de personificar historias que permitan mostrar la realidad de un lugar o generación

Aprendizaje creativo

La experimentación, el arte y la creatividad, se unen para darle otra mirada a la educación. Con aprendizajes cargados de entretenimiento, emociones, academia y cultura, los infantes pueden entender la ciudad como un espacio de saberes en el que construyen y aprenden haciendo.

La educación complementaria es una manera lúdica de enseñarles los temas académicos más complejos. Un libro con dibujos animados cuenta historias memorables en la mente de los niños, innovando en la pedagogía al educar, y ofreciéndole alternativas para realizar en momentos libres.

Programas en idiomas, pintura o clubes de lectura acompañan así la formación académica de los niños. Dentro de este ámbito ellos pueden relacionarse con otras culturas, aprender de historia, tradiciones, ciencias exactas o arte del pasado mientras realizan alguna actividad de su interés. A continuación, algunos escenarios para aprender y divertirse con los más pequeños en Medellín.

·         Planetario: viajar al universo y asombrarse mientras se aprende es posible en este lugar. A través de juegos con telescopios, cartas celestes o cosmologías, los infantes experimentan nuevas experiencias de conocimiento astronómico.

·         Museo del agua: con el fin de incentivar el pensamiento científico en los niños, el museo formula hipótesis, teorías, leyes de la naturaleza y problemas con elementos cotidianos, a través de juegos y actividades didácticas.

·         Biblioteca Pública Piloto: para fomentar el amor por la lectura en los niños, a través de la estimulación de los sentidos y el descubrir de los libros, la Biblioteca Pública Piloto cuenta con tres clubes de lectura presencial y uno virtual, para fortalecer sus capacidades de escritura.

·         Teatro Casa El Poblado: en su programación cuenta con un espacio dedicado a cuenteros de distintas partes del mundo como Bolivia, Ecuador, Perú, entre otros, para narrarles historias a los infantes sobre diferentes temáticas culturales e históricas.


Fecha: Hoy  |  Detalle de Fechas
Comparte este artículo

ENCUENTRA TU MEJOR PLAN

Búsqueda Avanzada
Calendar
Title and navigation
<<<abril - 2020>>>
abril - 2020
lmmjvsd
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930